Los estragos del sida en South Africa dejaron un “ejército de huérfanos”

First modification:

Johannesburg (AFP) – Primero su padre y, un año después, su madre. El sida dejó huérfano a Ndumiso Gamede as so many others in South Africa in the middle of the years 2000. Since then, los tratamientos han estabilizado la crisis, pero todava se tanan los efectos de esta “lost generation”.

Este hombre de 28 años, convertido en rapero y que tuvo que cuidar de sus bromanos a los 13 años, muestra una fotografia de sus progenitores en la pared del garaje where he lives, en el suburbio de Vosloorus, a unos 30 km de Johannesburgo.

“Los dos eran seropositivos, su muerte casi acabó conmigo”, says a la AFP, lamentando no haber tenido “a nadie” para que le guiara durante la adolescencia. Escapó a la druga ya la delincuencia, y asegura que la música lo salvó.

The World AIDS Day, on December 1, remembers the difficult situation of AIDS orphans in South Africa, which has 13.7% seropositivity, one of the highest levels in the world.

Mas de 5.4 million, de un total estimado de 8.2 million de personas infectedadas, toman antiretrovirales, uno de los tratamientos del HIV más importantes en el mundo y que ha reducido drásticamente su mortality.

“El número de niños huérfanos por el sida ha deminuido”, señala Agnes Mokoto, que trabaja en Ciudad del Cabo para la oenegé Networking HIV.

These children went from 1.9 million in 2009 to 960,000 in 2021, according to the UNAIDS program. La diferencia en la pirámide de edades duedo a la epidemica ha creado una generación perdida, especially entre los primerizos fathers.

La “doctora Remolacha”

“En los días oscuros de principios del millenio, la gente moría en massa, esto creó un ejército de hérfanos”, summarizes la medica Linda-Gail Bekker, de la Fundación Desmond Tutu para el VIH.

A few days from the World AIDS Day, on the 1st of December, South Africa still has 13.7% of seropositives, one of the highest levels in the world
A few days from the World AIDS Day, on the 1st of December, South Africa still has 13.7% of seropositives, one of the highest levels in the world RAJESH JANTILAL AFP

Los padres de Ndumiso died in the worst moment of the epidemic, hace unos 15 años. The infection spread rapidly while the president of the time, Thabo Mbeki, did not recognize the crisis, so he retraced the deployment of antiretrovirals.

More than 330,000 lives are lost, according to a Harvard University study, mainly due to management errors by Mbeki and his Minister of Health, nicknamed “doctora Remolacha”, because he recommended a recipe based on beetroot and lemon.

Pese a los avances, el gobierno sudafricano “sigue precupato por las tasas elevadas de infección”, sobre todo “entre los adolescentes y las mujeres jóvenes”, dijo hace poco el vicepresidente David Mabuza.

Las relaciones sexuales por dinero con hombres más mayores, llamados “sugar daddies”, son en gran parte responsables de esta propagation. También un desempleo muy elevado (33.9%).

La stigmatización de estas mujeres impide a menudo “un tratamiento sanitario satisfactorio”, affirma Sibongile Tshabalala, presidenta de Treatment Action Campaign, que affirma que las enfermeras las culpabilizan por pedir preservativos o reclamar pruebas de detection.

Taboo

El tabú en torno al sida también aisló a la familia del joven músico. Tras la muerte de sus padres, la familia materna les “dio la espalda”, recuerda.

Los vecinos les daban comida.

Los niños hérfanos por el sida passed from 1.9 million in 2009 to 960,000 in 2021, according to UNUSIDA
Los niños hérfanos por el sida passed from 1.9 million in 2009 to 960,000 in 2021, according to UNUSIDA RODGER BOSCH AFP

Ndumiso found un trabajo en un establishment de comida rápida, pero no ganaba lo suficiente. Los dos hermanos menores, uno de ellos toxicómano, viven en chozas cerca de ahí.

También fue la stigmatización la que impidió que sus padres se salvaran. They had something to hide. “Si hubieran tomado correctamente su tratamiento, uno de ellos todavía estária vivo”, quiere creer el rappero.

Otros huérfanos como él luchan para obtener los documentos de identidad.

Nonhlanhla Mazaleni, who manages an albergue in the west of Johannesburg, affirms that “21 young people who live with HIV do not have identity papers” because they were abandoned by their family.

Ndumiso es padre desde hace poco. Una cuna gris está al lado de su cama, un colchón en el suelo.

Está buscando trabajo, pero sin estudios es difícil. Si el sida no se hubiera llevado a su padre, “la vida no séria así”, se lamenta.

Leave a Comment

Your email address will not be published. Required fields are marked *