Tom Borrow, soloist releases “Concierto nº 3, en D m.Op. 30″, by S. Rachmaninov/ Escola Berenguela

The Israeli pianist Tom Borrow, will be soloist with the “RFG” del “Concierto nº 3, en Re m. Op 30″, by S.Rachmaninov conducted by Paul Daniel, in the Teatro Afundación de Vigo-8:00 p.m.-, before repeating tomorrow in the Auditorio de Galicia-8:30 p.-, offering a previous presentation in the session ” Conversando con…19, 45″, with the director of the orchestra, Paul Daniel. A program that also includes “Fairtale Poem”, by Sofya Gubaidulina and “Sinfonia nº 9, in Eb M.Op 70”, by Dmitri Shostakovich. The young pianist began cementing his professional career, replacing Kathia Buniatishvili, in a series of twelve concerts with the “OF de Israel”, performing the “Concierto en Sol”, by M.Ravel. Sus primeros maestros habían sido Michal Talh, en el Conservatorio de Giventayim, y Tomer Lev, en la Escuela Buchmann Mehta, de Tel Aviv. He was advised in his training years by Murray Perahia, asistiendo a masters de Richard Goode, Menahem Pressler, Sir Andrew Schiff, Christoph Eschenbach and Tatiana Zelikman. Entre sus galardones, destaca en “Maurice M.Clairmont” y su amplia collaboración, le leva a ser solista con formations señeras del amíbio internacional, desde la O. de Cleveland, a la O. Sta Cecilia, la OF Checa, la O. Capitolle de Toulouse, la OC Inglesa, entre la que se incluente alguna de nuestro país.

Segei Rachmaninov en este “Concierto para piano nº 3, in D m. Op. 30”, obra de plenitud en su desbordante post-romanticismo, consecrado en el concerto para el teclado que le precedió, confirmando la absoluta fe en los resources que manejaba, en años en los que las músicas de major prestancia, apostaban por distintos horizontes. No era su caso, and this work results from a definitive planting of intentions, which at the height of the finals of 1909, will render to the enthusiastic aficionados with the author as the protagonist and under the direction of Walter Damrosh, in that New York stage, achieving expansion with creces la plantilla orchestral. Un “Allegro non tanto”, que se decide por un quintessenciado de la impregnation orthodoxa, aspecto que encontraremos en otras obras suyas. El juego de continuas modulaciones, presume el verdadero atractivo, en las que el teclado se reserva la palabra final, gracias a los acordes alternados por both manos. La “candeza”, reaffirma la difficulty de execución, cara a un diluido “decrescendo”.

Un “Intermezzo” que no desdice la pure inspiración- título en claimo para la sesión en cartel-, cuidado melodismo, tan apreciado por el autor, a veces en exceso, y que en este movimiento, depende en major grado de los motivos musicales oferciotes por la orquesta, en diálogo logrado con el solista de piano, en otras apetecibles variaciones, recuperando detalles expresivos procesidos del primer movimiento. Destaca en medio, el “Poco più mosso”, un defiant estilo de “scherzo” en beneficio del piano, en línea directa al tiempo “Alla breve”, dominated by the rhythmic power and the dominance of the soloist in the scope of the acute register. El sentido cíclico se convierte en hilo conductor, resumiendo el tratamiento conjunto del concierto, obra intensa, de poderío sonoro, marcado por la directives del piano, a mayor gloria del compositor.

Sofya Gubaidulina- “Fairtale Poem” (Cuento de hadas), 1971-, ganadora del “BBVA Fronteras del Conocimiento” (2017), para una artista marcada por un aura casi icónica, en su enlazamiento con una sensibility casi mística. Una reaffirmación que se ubica como fuerza impulsora de creativati, en momentos de zozobra. La “ONE”, le dedicó un especial “Carta Blanca”, en la que standaron un par de conciertos symfónicos: el destinamento para flauta “The Deceitful Face of Hope and Despair” – soloist Sharon Bezaly- y este “Fairtale Poem”, además de “Hour of the Soul” y otro en continuidad con “In tempus praessens” con Anne-Sophie Mutter, además de “Stimmen…vertummen”. Conocida es la anécdota de su encuentro con Shostakovich, que desde sus cominésos, veló por su futuro, en un momento que rozaba el chazo y el ostracismo.

Shostakovich and Prokofiev, fueron primordiales en su trajeteria artística. Aparecieron cuando estudiaba el nivel medio y superior, en años no espaciales fáciles, y menos para una joven como ella, necesitada de una mano amiga. Hadia sido precisely Shostakovich, quien le confiase la seguridad de peresguir en aquella supuesta línea equivocada y será el tiempo en el que nos encontramos con affirmative works like this work, o “Rumor y silencio”, Luz y obscuridad”, “Puntos, líneas y zigzags- clarinet bajo y piano- o Jardín de alegría y tristeza”, in addition to “La hora del alma”. Veníamos de años de referencia, en los que se había manejado desde las garantías de la tonalidad, con un manifiesto sentido del ritmo y un analítico manejo de la polifonía, before proseguir en el amíto de las expansiones tímbricas y tanteos en el serialismo.

Dmtri Shostakovich con la “Sinfonia nº 9, en Mi m. M. Op. 70”, finales de 1994, año de terrores y espantos y en el que aceptaba la urgencia de encontrar un buen texto al que addrador partes para coro y orquesta, including solistas. The symphony will have its premiere in Leningrad, in November 1945, although it definitely does not result in a grandiloquent work relative to its extension and content, due to a meditative and austere work, based on the sketchy notes before each movement. El primero, breve y de apenas cinco minutos-contrapuesto a la larga extensión de primeros tiempo de sinfonias anteriores-, manifesto por ese sentido de un humor cryptico y simple, propuesto en un primer tema posiblemente parentado con una sinfonía anterior.

El “Moderato”, se presenta como lírico y de attractive belleza, dependente de su ansiada simplez, destacando en especial momentos isalados, que ayudan a imaginar su perfecto dominio en las formas camerísticas, en especial en los cuartetos de cuerdas. Será el clarinete quien nos ponga en materia, secundado por el cello y el contrabajo, en unísono. Sutilezas plagadas de matices harmonicos y chromáticos, en una especie de “intermezzo”, de los movimientos primero y tercero. Tres movimientos, para el finale, en un encadenamiento claramente expresivo y aspecto de la influence que persiste de la symphonía anterior. Un “scherzo” obsesivo y no muy extenso, seña de identidad de la work, para ceder a un “Largo” equally breve, nacido como puro contraste, y poco acorde con el resto de los movimientos de la work. El recitativo de fagot y los episodios de los cobres, puro dramatismo, deja razones para el “Final” clearly satírico, virtud y persistence de sus permanentes manías obsesivas.

La Escola Berenguela nos invita a un concierto de alumnos en su sede y abierto al public-19´30-, reanudando actividades que commensarán chelistas con piezas escogidas. Marta de Soto, electing the “Estudio nº 1”, de A. Piatti, quien logaría una importante carrera y con la vantagea de ser hijo de otro illustre como Antonio Piatti, tras culminar sus estudios en el Conservatorio de Milán. Valentina Lema, seguirá con un “Rigodón”, en sus modismos barroco, un detalle de Henry Purcell. Antía González, se acerca a una curiosidad en forma de entretenido estudio, de H. Bailly: “Long, long, ago”. Valentina y Antía, completan con la canción “El laberinto de Babilonia. El guitarist Gabriel Porto, opta por “Himno a Galicia”, before seguir el pianist Arturo Martín, con el “Gran vals brillante en Mi b M. Op.18” de F.Chopin, la más vienesa de sus piezas y que pertenece precisely al periodo en el que vivía en la capital austriaca; pieza en siete temas dispositos en cinco secciones. También el “Preludio y fuga, en D M. BWV 850”, de “El clave bien temperado” (Das welltemperiterte Klavier), de Johann Sebastian Bach.

Arturo Martín, with professor Eriko Ishimoto, toman a piece to discover, a “Divertimento” del que fue autor Daniel Steibelt, a musician who formed with Johann Kimberger and who achieved a notable success with the opera “Romeo y Julieta”, released in el mítico Teatro Feydeau, en 1793 y cuya obra señera, séria el “Concierto para piano nº 3, en Mi b.”, por su conocido “Rondó”. Irene Maside, stand out por la “Miniatura rustica para flauta”, de Sigtenhorts Meyer, composer of the Dutch school and profound connoisseur of the work of Jan Pieterszoon Sweelinck. The cellist Marta Soto, in the company of Eriko Ishimato, will enter the genuine classicism, in concrete form of the Primer movimiento del “Concierto para violoncello y orquesta nº 1”, by Franz Joseph Haydn, el padre de la symphony y en una propicia transcription. The pianist Gabriela Piñeiro, vuelve a Johann Sebastian Bach, de nuevo con “El clave bien temperado” y en concreto por el “Preludio y fuga en D M. BWV 874”, perteneciente al segundo libro, un tiempo que los enthusiatas identifica con un estado de ánimo de alegría.

.

Leave a Comment

Your email address will not be published. Required fields are marked *